description

¿Qué es el Evangelio?
El verdadero Evangelio son las buenas noticias de que Dios salva a los pecadores. El hombre es pecador por naturaleza y está separado de Dios sin esperanza alguna de remediar tal situación. Pero Dios ha provisto los medios para la redención del hombre; en la muerte, sepultura y resurrección del Salvador, Jesucristo.

La palabra “evangelio” significa literalmente “buenas nuevas.” Pero para comprender verdaderamente que tan buenas son estas noticias, debemos entender primeramente las malas noticias. Como resultado de la caída del hombre en el Jardín del Edén (Génesis 3:6), cada parte del hombre – su mente, voluntad, emociones y carne – han sido contaminadas por el pecado. Por la naturaleza pecadora del hombre, él no busca ni puede buscar a Dios. Él no tiene el deseo de venir a Dios y, de hecho, su mente mantiene una hostilidad hacia Dios (Romanos 8:7). Dios ha declarado que el pecado del hombre lo condena a una eternidad en el infierno, separado de Él. Es en el infierno donde el hombre paga el castigo por pecar contra un Dios santo y justo. Ciertamente estas serían malas noticias, si no existiera un remedio.

Pero en el Evangelio, Dios, en Su misericordia, ha provisto ese remedio, un sustituto para nosotros – Jesucristo – quien vino a pagar el castigo por nuestro pecado, mediante Su sacrificio en la cruz. Esta es la esencia del Evangelio que Pablo predicaba a los corintios. En 1 Corintios 15:2-4, él explica los tres elementos del Evangelio – la muerte, sepultura, y resurrección de Cristo a nuestro favor. Nuestra vieja naturaleza murió con Cristo en la cruz y fue sepultada con Él. Entonces nosotros fuimos resucitados con Él a una nueva vida (Romanos 6:4-8). Pablo nos dice que nos “sujetemos firmemente” a este verdadero Evangelio, el único que salva. Creer en cualquier otro evangelio es creer en vano. En Romanos 1:16-17, Pablo también declara que el verdadero Evangelio “Es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree,” con lo cual él nos dice que la salvación no se logra mediante el esfuerzo del hombre, sino por la gracia de Dios a través del don de la fe (Efesios 2:8-9).

 

¿Qué es el Evangelismo?
Evangelismo es el anuncio, proclamación y predicación del evangelio y las buenas nuevas de, y acerca de Cristo Jesús:
1ª Corintios 15:1-4: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”.

La palabra en español para “evangelismo” viene de la palabra griega, “euangelízo”, la mayoría de las veces traducida en la forma sustantiva, y significa: “‘anunciar buenas nuevas’ (evangelizar) específicamente, el evangelio”. Además, la palabra griega se traduce también como “predicar”. Evangelismo, o la comunicación del mensaje del evangelio, incluye una advertencia, una explicación y un llamado.

  • Advertencia a las personas, acerca del pecado y de las consecuencias del pecado.
  • Explicación de la solución de Dios para el pecado: El evangelio.
  • El claro llamado al arrepentimiento –o sea, alejarse del pecado y regresar a Dios– creyendo en el evangelio, sólo por fe.

 

¿Por qué debemos testificarles a las personas?
Primero: Porque Jesús lo ordenó:

  • Mateo 28:19-20: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones…enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado…”
  • Ezequiel 3:11: “Y ve y entra a los cautivos, a los hijos de tu pueblo, y háblales y diles: Así ha dicho Jehová el Señor; escuchen, o dejen de escuchar”.

Segundo: Debe testificar porque Ud. debería amar al perdido. Lo más amoroso que Ud. puede hacer es presentar el evangelio con la esperanza de traer a otros la salvación

Tercero: Al testificar complacemos a Dios y traemos gloria a Su nombre.

Cuarto: Testificar ayudará a que las personas encuentren el amor y comunión con Dios (1ª Juan 1:3: "lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo"), el más grande de todos los tesoros. No existe otro regalo más grande que el de la salvación. Libera al pecador de su pecado, lo libra de la condenación eterna y le revela al Dios vivo y verdadero. Los ángeles del cielo se regocijan grandemente por causa de un pecador arrepentido:

  • Lucas 15:10: “Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente”.

 

¿Qué Es La Gran Comisión?
La gran comisión es el mandato o la misión que Jesús nos dejó para que lleváramos a cabo, y consiste en dos partes:

  • “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”. Marcos 16.15

Nótese que Jesús usa la palabra “id”, es decir, es un mandato. Dios no nos tiene en la Iglesia para calentar una silla o para cantar solamente; tampoco para nuestra comodidad, sino para que salgamos a hablar sobre el evangelio a otras personas.

  • Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…”. Mateo 28.19

Hacer discípulos, es otro mandato dado por Jesús a su Iglesia, y la manera de cumplirlo es: “ir y ganar las almas”; y después de que sean salvas, enséñales en todo lo relacionado con el evangelio, para que puedan cumplir el propósito que Dios tiene para sus vidas. Jesús nos envía, pero juntamente con la comisión, nos da las herramientas para cumplirla. La palabra clave de todo esto es “ir”, y es al ir, que las señales nos seguirán.

Forma parte de nuestro grupo de evangelismo: Viernes 18:30 HS